¿Cómo adquirir una propiedad en México, siendo extranjero?

¿Cómo adquirir una propiedad en México, siendo extranjero?

Debido a sus paisajes y cultura, México se ha convertido en un país atractivo para los extranjeros tanto para visitar como para invertir en el sector inmobiliario, ya sea con fines de retiro o por asuntos de negocios. Lo cual ha representado un impulso al crecimiento y ganancias del sector.

Para que un extranjero pueda adquirir una propiedad en el país no es necesario que sea residente; sin embargo, existen permisos y requisitos que deben conocer.

Primero, el criterio fundamental es el lugar del inmueble, pues existen restricciones de ubicación, a las que se les llama “zona restringida” y son una franja de 100 kilómetros a lo largo de las fronteras terrestres, o de 50 kilómetros a lo largo de las playas. Aquí no es posible comprar directamente, pero sí a través de un fideicomiso creado con una institución bancaria reconocida. Esto significa que dicha institución será la que ostentará el título de propiedad y el extranjero tendrá derecho al uso y goce por al menos 50 años. Una vez transcurrido ese periodo, el documento se renueva o se hace un nuevo fideicomiso.

Si se adquiere un inmueble fuera de la zona restringida, sólo será necesario convenir con el gobierno mexicano para que se le considere como nacional en relación a la adquisición del inmueble.  Para solicitarlo se debe acudir a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SER) en la Dirección General de Asuntos Jurídicos en México. En caso de que no sea posible hacer la solicitud personalmente, el trámite puede realizarse por medio de un representante legal habilitado por un poder notarial.

Para obtener un crédito hipotecario, se debe cumplir con ciertos requisitos, los cuales podrán variar de una entidad a otra, sin embargo, existen algunas condiciones generales para ser un extranjero sujeto a crédito:

  • Entregar el formato migratorio FM2 o FM3
  • Tener la mayoría de edad (18 años).
  • Ser activo económicamente.
  • Comprobar ingresos.
  • Tener el plazo de tiempo mínimo que se especifique viviendo en el mismo domicilio.
  • Contar con mínimo un año de antigüedad laboral.

Fuente

¿Qué te pareció este contenido? Nos encantaría saber tu opinión. Déjanos tus comentarios aquí abajo.